Home Cachi Martinez Cachi Martínez comprometió al massismo en la problemática automotriz y autopartista

Cachi Martínez comprometió al massismo en la problemática automotriz y autopartista

Ingresó hoy un proyecto de Ley para impulsar la emergencia automotriz y autopartista en todo el país. Lo acompañaron el presidente de bloque del Frente Renovador, Darío Giustozzi y el titular del interbloque Mario Das Neves. También sus pares Felipe Solá, Liliana Schwindt, y Eduardo Fabiani.

El diputado nacional Oscar Martínez (Frente Renovador – Santa Fe) manifestó su creciente preocupación por el sector automotriz, particularmente en la provincia de Santa Fe, donde está instalada la planta de General Motors en la localidad de Alvear, al sur de Rosario.

Por tal motivo, desde el mes de marzo, el legislador massista comenzó a trabajar en el tema e ingresó al parlamento nacional un proyecto de Ley para derogar el artículo 39 de la Ley 26.929 que es la alícuota colocada a fines de 2013 por el gobierno nacional a los autos cuyo valor supere los 170 mil pesos, algunas embarcaciones y motos. En ese momento, definió a este arancel interno como “el impuesto de la muerte”. Según agregó recientemente “desde su implementación, las ventas disminuyeron el 40%”.

Cachi Martínez se anotó en la punta de la iniciativa, que luego fue replicada por Julio Cobos en el mes de mayo, por el PRO y también por sus compañeros de bancada José Ignacio De Mendiguren y Rodolfo Daer en la semana pasada. Hace algunas horas, dando un paso adelante presentó un proyecto que contó con el respaldo de los principales referentes del massismo en el congreso para impulsar la “Ley de emergencia del sector productivo automotriz y autopartista” a nivel nacional.

El expediente del santafesino está firmado además por el presidente del bloque Frente Renovador, Darío Giustozzi y por el titular del interbloque Mario Das Neves. También por los legisladores Felipe Solá, Liliana Schwindt y Eduardo Fabiani.

El diputado santafesino exigió que “el Poder Ejecutivo Nacional convoque a una mesa de concertación para definir medidas urgentes que permitan preservar de inmediato el empleo. Esta mesa de concertación debe contar con la participación de los representantes de la cadena de valor automotriz como las terminales, los autopartistas, proveedores y concesionarias. También de sus representantes sindicales, autoridades competentes de las provincias afectadas y de las Comisiones de Industria, PyMES y Economías Regionales de este Congreso de la Nación”.

“En mi provincia 2700 trabajadores fueron suspendidos los viernes de mayo y junio. Las ventas de la marca GM también disminuyeron más del 40 % y la producción el 20 % pero en caso de no incrementarse las ventas se pone en riesgo la producción” adelantó.

Las acciones de Cachi Martínez fueron hacia todos los puntos posibles intervinientes en la cadena del sector. En las últimas ocho semanas, mantuvo dos reuniones con Marcelo Barros, Secretario General de Smata Rosario pero también con representantes de la multinacional GM para ponerse a disposición desde su cargo en la resolución del conflicto. El sindicalista destacó “la preocupación del diputado por ocuparse del conflicto del sector” y agregó “siempre que sea en defensa de los trabajadores vamos a trabajar con todos los que quieran sumarse a la búsqueda de soluciones”.

El massismo en Santa Fe también solicitó mediante su bloque de legisladores, que la provincia reconozca la emergencia automotriz. “Como hiciera Córdoba, solicitamos líneas de créditos subsidiadas para los automotores que se fabrican en nuestro territorio. A la vez requerimos que la provincia declare la emergencia, suspendiendo el cobro de ingresos brutos sobre los vehículos que se fabrican aquí y redujendo el gravamen en los demás modelos”.

En el mismo sentido con el que impulsó el pedido del plebiscito para la reforma del Código Penal, el sector pedirá en la cámara baja local que el pleno del cuerpo resuelva solicitar a la cámara de diputados nacional, tratar cuanto antes los expedientes que requieren derogar el llamado “impuesto de la muerte de la industria automotriz ”.