Home Cachi Martinez Cachi Martínez expresó su preocupación por la situación del sector automotor

Cachi Martínez expresó su preocupación por la situación del sector automotor

“Las concesionarias que comercializan vehículos viven un clima de muchísima incertidumbre. Nos dicen que las ventas están casi paralizadas y que el impuesto a los supuestos autos de lujo abarcaría a una de cada 5 unidades, llegando a modelos como el C4, el Focus y el Fluence que son de gama media. Por eso nosotros no lo votamos” dijo el diputado nacional del Frente Renovador – 100% Santafesino.

El diputado nacional Oscar Cachi Martínez sostuvo que es “preocupante la situación del sector automotor en la Argentina, lo cual sin dudas tendrá efectos negativos en las terminales de las diferentes marcas que existen en nuestra provincia y en todos los eslabones de esa producción, que fue uno de los  mayores motores del crecimiento económico de la pasada década. Lo que más nos preocupa es que no se pierdan empleos. A nosotros nos toca de cerca, basta con tomar como ejemplo la importancia en la generación de empleo de la planta de General Motors en Alvear o de autopartes en Rafaela y otros puntos”.

“El panorama económico por la devaluación, sumado a los impuestos que se colocaron a un rango de unidades a fines de 2013, pone al sector en una encrucijada que está generando que hasta algunos concesionarios no quieran vender unidades ni tampoco sepan adonde están parados, tal como lo sostienen ellos mismos al conocerse recientemente la última lista de precios” dijo el legislador massista.

Y recordó que “de acuerdo a lo informado por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina, el impuesto que votó parte del Congreso, abarcaría más de la mitad de los vehículos en alguna de sus versiones, lo cual representa entre el 8 y 9 % de los patentamientos de automóviles, estaríamos hablando de que 56.000 patentamientos hubieran estado alcanzados este año. Por eso yo no voté esta iniciativa que envió el Poder Ejecutivo”.

“Cuando el Jefe de Gabinete (Jorge Capitanich) explicó los alcances de la medida, dijo que solo alcanzaría a los autos y embarcaciones de lujo, pero si se realiza una proyección del impuesto con variable de precios del 20% anual, surge que claramente se incluyen modelos del segmento medio como el Citroen C4, el Ford Focus, los Peugeot 308 y 408, o el Renault Fluence, y claramente esos no son autos suntuosos, sino que son unidades a las que muchas veces apuntan los mismos trabajadores. En este año se alcanzarían 148 modelos y 534 versiones, entrarían modelos fabricados en el país Mercosur y México. Serían poco más de dos tercios del total de modelos. Representará entre el 23 y 24 % de los patentamientos y el 27 % de la facturación de los automóviles” dijo Cachi Martínez, nuevamente tomando la referencia de la entidad que nuclea a los vendedores de autos.

El Congreso debe reaccionar

“Cuando hablamos con los propietarios y encargados de las firmas que comercializan vehículos vemos un clima de muchísima incertidumbre. Las ventas están casi paralizadas nos dicen y los gravámenes del 35% a los autos de más de 170 mil pesos y del 50% a los que superaran los 250 mil abarcaban a uno de cada 5 autos. Pero lo complicado es el aumento generalizado que se vendrá porque si bien, muchos modelos se fabrican en el país, numerosas autopartes son importadas”.

“Tal como lo pide nuestro bloque Frente Renovador, el Congreso debe reunirse urgente en sesión extraordinaria para discutir un paquete de medidas que tengan carácter de fondo y es el mismo Poder Ejecutivo quien debe hacer el llamado. La inflación hace que el cálculo de gastos y recursos para el 2014 en el, país no tenga nada que ver con la realidad. En estos 60 días la economía cambió completamente su rumbo” reclamó Martínez.

“Estamos en un momento de gran complejidad, lo cual demanda una enorme responsabilidad y actitudes de sinceramiento. Si seguimos con el ejemplo de los automóviles, es casi increíble creer que un Volkswagen Gol quedaría hoy en unos 7.000 aproximadamente, según la nueva lista, y que aparentemente ningún auto va a estar por debajo de los 100 mil pesos, según hoy mismo informó la Cámara de Comercio Automotor” asestó.

Además, el líder de 100% Santafesino advirtió que “hay una inflación que avanza a un ritmo intenso y el nuevo impuesto sobre autos posee indicadores fijos y no actualizables, lo cual hace que cada vez más consumidores lleguen a estar encerrados en la obligación de pagar el tributo, tal como sucedió con el Impuesto a las Ganancias”.

Martínez por último recordó que “en el impuesto se establecen subas diferenciales, determinando que un vehículo que tenga un valor de entre 170.000 y 210.000 pesos, sin impuestos, pagará una tasa de un 30 por ciento y si es mayor a esos montos, abonará la tasa del 50 por ciento. Entonces, un vehículo que desde fábrica y sale 0.000, implica una diferencia en el valor del automóvil al público de $ 73.000 y pasaría a valer 239.000. Si sale en fábrica a 170.001, valdrá 2.000. En síntesis, y tal como lo consigna ACARA, los perjudicados podrían ser los 60.000 puestos de trabajo directos, los 40.000 indirectos, 800 empresas y 8.5 millones de m2 ocupados”.

sin comentarios

Dejar una respuesta