Home Cachi Martinez “La peor herencia que puede dejar este gobierno es abrirle las cárceles...

“La peor herencia que puede dejar este gobierno es abrirle las cárceles a los delincuentes”

El diputado nacional del Frente Renovador dijo que el proyecto para modificar el Código Penal “no es garantista sino que es abolicionista. Y adelantó “la gran mayoría de los delitos serían excarcelables y otros tantos sancionados con un sistema de penas difícil de controlar. La ciudadanía no quiere que se abran las cárceles, sino todo lo contrario”.

El diputado nacional del Frente Renovador en la provincia de Santa Fe, Oscar Cachi Martínez se refirió al ante proyecto para la reforma del Código Penal en la República Argentina y destacó que “para los habitantes de nuestro territorio, esta iniciativa es una falta de respeto al ciudadano que anhela que de una vez por todas los delincuentes vayan presos, sobre todo en la ciudad de Rosario, que lleva 65 muertos en lo que va del año por la inseguridad y está atravesada por el flagelo de las drogas”.

El abogado santafesino remarcó que “en un contexto de anomia generalizada, donde pareciera ser que los que violan las leyes no tienen sanciones, (Raúl) Zaffaroni, el Kirchnerismo, el PRO mediante el diputado Federico Pinedo, la UCR mediante su par Ricardo Gil Laavedra y el FAP con María Elena Barbagelata le proponen a la sociedad bajar las penas en crímenes de lesa humanidad, de proxenetismo y de narcotráfico”. “Encima, se establece un sistema que elimina la figura de la reincidencia, desconociendo lo que más le preocupa a la sociedad que es la reiterada presencia de los hechos delictivos y muchas veces por parte de los mismos malvivientes o grupos de ellos, que ponen en riesgo a muchísimos ciudadanos honestos. De prosperar esta reforma, las personas de bien vivirían aun más enrejadas mientras los que delinquen estarán sueltos. 8 de cada 10 delitos podrían ser excarcelables” ilustró. Sin mensajes claros “Tal como adelantaron desde numerosas organizaciones civiles de familiares de víctimas de la inseguridad, toda la política de prevención del delito caerá en saco roto porque los redactores pensaron sólo en la afectación que las penas le producen al causante del delito, en lugar de contemplar los derechos de las víctimas, cuya vida ha sido arrebatada”. En otro tramo, Cachi Martínez hizo hincapié en que “es muy preocupante lo que sucede en los artículos que van desde el 199 del Anteproyecto, en lo referido fundamentalmente al narcotráfico. Mientras desde el Frente Renovador planteábamos sancionar con cadena perpetua a los delitos relacionados con drogas o trata de personas, esta iniciativa propone flexibilizar penas. Y van más allá, agregándose casos como los de personas que podrían estar autorizadas para tenencia y producción, discusión de cantidades que no están clarificadas o hasta definiciones como ‘uso común’.

Esto no es un buen mensaje, mientras vemos como avanza el narcotráfico y deja a cientos de víctimas en el camino, la respuesta del gobierno para ser darle mayores licencias y liberar los controles” “Esta modificación no es garantista sino que es abolicionista” analizó Martínez y adelantó que “la gran mayoría de los delitos serían excarcelables y otros tantos sancionados con un sistema de penas que va desde las multas hasta los trabajos comunitarios. Es decir, sanciones de difícil control”. 5 millones de firmas “Por eso, desde el Frente Renovador plantearemos un debate profundo y de cara a la sociedad. Pediremos el acompañamiento a todos los argentinos para reunir 5 millones de firmas que le permitan reflexionar al gobierno, haciéndolo desistir definitivamente de esta iniciativa, tal como lo explicó claramente el diputado nacional Sergio Massa. Resulta raro que para muchas cosas el control y la participación popular sea considerado como bueno y para otras como esta, es todo lo contrario según quieren hacer ver” continuó. Y agregó “hay un contrasentido por parte del Poder Ejecutivo nacional y honestamente no se puede disimular.

Mientras la presidenta manifiesta que hay que sancionar las protestas sociales y a quienes cortan las rutas, envía al Congreso un proyecto que libera a delincuentes. Solo en provincia de Buenos Aires podrían quedar 4mil reos en libertad”. “Estamos convencidos de que el camino es el diálogo en torno a principios claros que deben estar regidos por la realidad. Como lo dijo el Papa Francisco, ‘la realidad debe prevalecer sobre la idea’ y la verdad es que la ciudadanía no quiere que se abran las cárceles, sino todo lo contrario” argumentó el legislador y sostuvo “estamos ante un gobierno que claramente equivoca el rumbo, insistiendo en posiciones ideológicas equivocadas que lo hacen alejarse de la agenda de la gente, postergando la búsqueda de soluciones”. Para finalizar, Cachi Martínez concluyó “la verdad que la peor de las herencias que puede dejarnos esta gestión hacia el futuro sería avanzar en esta reforma, que significa claramente abrir las puertas de los centros de reclusión”.